Antes de Comprar un Barco de segunda mano

Comprar un Barco de segunda mano es una opción estupenda para poder disfrutar de la náutica deportiva, a un precio mucho más accesible que si compramos uno nuevo. No obstante, para evitar posibles disgustos, hay que ser muy cautos a la hora de elegir.

Una vez que le haya echado el ojo a una embarcación y esté convencido de la compra, lo ideal es que acuerde con el vendedor o con el bróker una inspección visual a flote y, en caso de seguir interesado, otra en seco.

1.Inicie la inspección a flote por la estructura.

Céntrese en buscar indicios de esfuerzos y tensiones fuera de lo normal; grietas en la pintura, rajas y separaciones. Busque signos de falta de estanqueidad en fogonaduras, pasos de palos, herrajes, … Si es un velero, observe detenidamente la cubierta en busca de deformaciones anómalas cerca de los cadenotes, que suelen ser habituales con jarcias sometidas a un exceso de tensión.

2.Compruebe el cableado eléctrico.

Fíjese en que no haya cables pelados, zonas de recalentamiento, o cualquier defecto que pueda producir cortocircuitos o fallos de corriente.

3.Las sentinas dicen mucho de su mantenimiento.

Busque presencia de agua y si ésta es limpia o sucia. Puede haber algo de humedad, pero no debe haber nivel de agua. Si la hay, habrá que buscar su procedencia. Es muy importante comprobar el funcionamiento de la bomba de achique y pegar un repaso a todos y cada uno de los grifos de fondo, que abran y cierren correctamente y que no muestren signos de corrosión excesiva ni de presencia de agua.

En algunos casos nos podemos encontrar con sentinas en muy mal estado.

4.Pruebe todos los equipos de navegación.

Revise GPS, sonda, plotter, radar, fogones, luces, molinete, limpiaparabrisas… ¡Todos! Compruebe que estén operativos y en buen estado. Aunque la embarcación sea de segunda mano y tenga sus años, debería disponer a bordo de todos los manuales de instrucciones necesarios. Aproveche y solicite que el armador le enseñe la última ITB pasada, el certificado de navegabilidad y la vigencia.

5.Información del motor.

Pida que le enseñen el libro de mantenimiento, las facturas de revisiones y las reparaciones que se haya realizado. Compruebe las horas de los motores, revise niveles, filtros, correas,… Mire qué aspecto tiene el aceite, pregunte cuándo se cambiaron por última vez las baterías y compruebe que funcionen bien.

Compruebe el estado de los motores y de todos sus componentes.

6.Es importante probar y sentir el barco navegando.

Aproveche para probar equipos de navegación. En cuanto al motor, observe cómo arranca, el humo de los escapes y las vibraciones. Es interesante poner el motor a toda velocidad (WOT), y comprobar si llega a las revoluciones especificadas por el fabricante; qué velocidad alcanza y cómo se comporta. Chequea que la temperatura y la presión no suban en exceso en los indicadores. También es bueno probar el motor en marcha atrás.

7.Equipos de seguridad a bordo.

Compruebe que los equipos de seguridad concuerden con el marcado CE y con la zona de navegación; aros salvavidas, balsa, pirotecnia, extintores,……

8.Busque indicios de ósmosis.

En barcos de fibra más de cinco años es usual encontrar ósmosis. Se puede manifestar en forma de ampollas superficiales que supuran un líquido avinagrado, pero hay grados de ósmosis que quedan ocultos a simple vista. Si realmente quieres adquirir la embarcación, ante el menor indicio, consulte con un experto.

Hay que tener especial cuidado con los grifos de fondo. Si rompen no avisan.

9.Revise el estado de la patente.

Busque indicios de varadas, raspaduras, roturas, … Si es un velero, fíjese bien en la orza, en su estructura y en su unión con el casco. Observe el timón, muévalo, compruebe que no tenga holguras y que esté alineado con la quilla. También observe detenidamente el eje de la hélice y muévalo; debe tener libertad y estar centrado en el prensaestopas. Compruebe el grado de corrosión de todos los elementos metálicos del casco, incluyendo hélices y exterior de pasacascos así como el estado de los ánodos de sacrificio.

Revisa timones, hélices, elementos metálicos y ánodos.

10.Recurra a un profesional independiente.

Para finalizar y, si ha encontrado una embarcación que le interesa, pero está lejos de tu lugar de residencia, siempre puede acudir a un profesional independiente o inspector náutico(marine surveyor) que hará una inspección por usted y elaborará un informe con recomendaciones y valoraciones, evitándote desplazamientos y pérdidas de tiempo y dinero innecesarias.

Os dejamos enlace a la web de Nova Argonautica, uno de los más afamados vendedores de Barcos de segunda mano: https://broker.argonautica.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *