ÁNODOS PARA HÉLICE

Algo que no puede faltar en una embarcación son los ánodos, dado que son esenciales para proteger las estructuras metálicas que se encuentran sumergidas, de la corrosión del agua. Los ánodos para hélices están elaborados de materiales con una aleación metálica mayor que la estructura que protegen, lo que quiere decir, que estas estructuras tienen un potencial de reducción más negativo. En el mercado existen muchos ánodos para hélices, los cuales se elegirán dependiendo de la estructura que van a proteger.zineti-anodo-para-helice-de-3-palas-plegable-max-p-22261040140149665566656968704568x.jpg

Importancia de los ánodos para hélices

La importancia de los ánodos para hélices radica en que ellos generan máxima protección a las diversas partes metálicas de las embarcaciones que se hayan sumergidas en el agua o en estado de flotación. La elaboración de estas piezas cumple con las normas más estrictas del mercado, y al ser colocadas en las zonas adecuadas se produce la completa protección de la parte en específica. Las características importantes de estas piezas es que son exclusivas para aquellas áreas de la embarcación que necesite protección catódica y son piezas aerodinámicas.

Tipos de ánodos para hélices

Existe una gran cantidad de ánodos que van a depender de la zona en donde navegue la embarcación, sea en agua salada, dulce o salobre, tienen diversos materiales, y no se pueden sustituir por materiales de otra clase, dado que supondría un riesgo para la embarcación. Los tipos de ánodosque existen en el mercado son:

  • Cuando la embarcación se deslice por aguas dulces, lo más recomendable es que usen ánodos de sacrificio de magnesio.Estos ánodos tienen potenciales eléctricos más negativos y ayudan en aquellas zonas donde es mayor la resistividad del electrolito. Como todo metal tiene una serie de desventajas, las cuales son: Si elánodo se convierte más negativo, los iones se movilizarán por la superficie del cátodo, los cuales se volverán frágiles y causará la separación del recubrimiento.
  • En el tipo de aguas saladas se recomienda el uso de ánodos de zinc, puesto que es menor la resistividad. Es un material muy usual, pero a grandes temperaturas no se recomienda su uso, ya que se convertirán más negativos y la corriente no fluirá respectivamente, haciendo que no cumplan la función esencial.
  • Para las embarcaciones que naveguen en tipos de aguas salobres, los ánodos de sacrificio de aluminio son menos pesados. El comportamiento electroquímico no es tan fiable como el de los otros metales, por lo que se debe usar con mucho cuidado.